Noticias

A estudio el robot Aisoy1 para el tratamiento de niños con necesidades de atención temprana

Este robot ha sido utilizado en estudios aplicados contra el bullying, en terapias para niños con Trastorno del Espectro Autista o en el tratamiento de jóvenes con necesidades de atención temprana.
Aisoy1 cuenta con un revolucionario sistema emocional que adapta la estrategia de aprendizaje a cada niño

Un revolucionario sistema emocional que adapta la estrategia de aprendizaje a cada niño. Esta es una de las innovadoras características que incluye el robot Aisoy1diseñado por la empresa del Parque Científico de la UMH Aisoy Robotics. Es por ello que este dispositivo ha sido utilizado en estudios aplicados contra el bullying, en terapias para niños con Trastorno del Espectro Autista o en el tratamiento de jóvenes con necesidades de atención temprana. Con motivo de la reciente celebración del Día Universal del Niño, conocemos algunas de las iniciativas educativas y sociales puestas en marcha por esta compañía del PCUMH para el tratamiento de diferentes patologías o trastornos en los menores.

Una de las actividades promovida por Aisoy Robotics es la desarrollada durante este año junto a la organización educativa Brave Up. Esta busca promover valores como el de la tolerancia y prevenir situaciones de acoso escolar entre niños y jóvenes, así como estudiar nuevas acciones para el tratamiento de los afectados. Para ello, ambas entidades pusieron en marcha charlas de sensibilización y divulgación entre los más jóvenes, en las que el robot Aisoy1 actuaba como un elemento de apoyo para atraer la atención de los más pequeños y ayudar a concienciarlos.

Además, la empresa del Parque Científico de la UMH ha colaborado con diferentes entidades como la Clínica Universitaria de la Universidad Miguel Hernández para la realización de terapias con jóvenes con Trastorno del Espectro Autista (TEA). El objetivo de este proyecto ha sido mejorar las habilidades cognitivas, emocionales y sociales de estos niños a través de la simbiosis de la psicología clínica y la ingeniería robótica. Por su parte, recientemente un Trabajo de Final de Grado de la Universidad de Almería ha realizado un estudio con el robot Aisoy y su aplicación en cuatro casos de jóvenes con necesidades de atención temprana.

Uno de los puntos clave para la realización de estos estudios y actividades ha sido el sistema emocional que incluye el robot Aisoy1. Tal y como señala el promotor de la compañía, José Manuel del Río, estos dispositivos son capaces de crear un clima de confianza que en ocasiones es más complicado generar con otro ser humano, y más aún cuando se trata de niños. “Cuando somos pequeños no siempre nos enseñan a gestionar las emociones, lo que puede derivar en depresión o ansiedad en posteriores etapas de la vida”. Y añade: “Ahí es donde los robots pueden facilitar esa enseñanza, no se trata de que estos dispositivos sustituyan a las personas sino que ayuden a desbloquear un primer acercamiento y faciliten así la intervención posterior de los especialistas”.

Un robot emocional
Aisoy1 pertenece a una nueva generación de robots que cuenta con un revolucionario sistema emocional que adapta la estrategia de aprendizaje a cada niño. Este robot social y programable es capaz de hablar, jugar e incluso sentir mediante un avanzado motor emocional. Además, puede realizar movimientos de cabeza y expresiones faciales. El dispositivo incluye sensores táctiles, micrófono y altavoces integrados que le permiten entender órdenes. Además, cuenta con un formato humanoide, y su rostro y sus ojos pueden expresar emociones. Aisoy1 también incorpora un motor de diálogo que le permite contestar preguntas e incluso iniciar una conversación.

Todas estas características hacen del robot de Aisoy Robotics una herramienta útil que podría suponer un gran avance en el estudio y tratamiento de personas afectadas por TEA y otros trastornos del desarrollo, facilitando así su vida diaria y las de sus familiares.